Margaritas en mi habitación

A mí nunca me prepararon un cumpleaños de este estilo, con tantos globos y tantos colores, en un lugar tan maravilloso para los niños, donde pueden correr y jugar a sus anchas. Seguramente estén a punto de llegar y no saben lo que les espera, lo cual añade un plus a la situación porque a los niños les encantan las sorpresas. Luego ya, cuando crecemos, me parece que no nos gustan tanto. Al menos a mí.

Hay gente a la que le encanta dar sorpresas, como si fuese lo más divertido del mundo. ¿Queda alguien a quien le guste que le den una sorpresa? No lo sé, pero me sorprendería. Intuyo que a los adultos les gusta darlas pero no recibirlas, como las bromas. Cuando eres niño es diferente porque todo entra en el mismo saco de juegos y diversión permanente, a cada rato y en cada lugar pero después, al crecer, uno ya no está para tantas bromas porque se empieza a dar cuenta de que la vida que nos han enseñado es una gran ilusión destinada a hacer que pasemos una infancia lo más feliz posible, pero que se desvanece en cuanto somos capaces de pensar por nuestra cuenta.

Es como si, poco a poco, se fuese desinflando el globo que nuestros padres llenaron para nosotros con tanto cariño cuando nacimos. Vamos perdiendo dosis de felicidad a medida que vamos creciendo, pero no lo hacen con maldad sino más bien con la idea de que “ya que la vida les va a dar tantos palos, al menos que la infancia sea feliz, que ya llegará el día en que cambie la cosa y se de vuelta la tortilla”. Loable y encantador propósito. De hecho parece demostrado que una infancia infeliz produce innumerables trastornos mentales, así que más nos vale llenar de globos el parque mientras podamos porque luego ya es tarde, se acumulan los reproches y se llenan los manicomios.

En mi caso no tengo demasiados reproches. Creo que mi niñez fue bastante feliz. De hecho solo guardo recuerdos positivos lo mire por donde lo mire. Mis padres supieron crear un entorno en el que mi hermana y yo crecimos sanos y fuertes, curiosos y vivarachos. Mucho contacto con la naturaleza, con los deportes, con la cultura, con los viajes…

¿En qué momento se torció todo?

Ni lo sé, ni tengo ganas de pensarlo. Prefiero quedarme con la idea de que a mí nunca me hicieron una fiesta con globos en el parque pero ni falta que me hizo. Lamentablemente la fecha de mi cumpleaños, 24 de diciembre, impedía ese tipo de celebraciones, así que desde muy pequeño comprendí que, ese día, siempre sería un segundón porque, aunque mi familia es más bien atea, no había forma de competir con Papá Noel y el niño Jesús al mismo tiempo.

Ni con globos en el parque ni con margaritas en mi habitación. Imposible.

Anuncios

20 thoughts on “Margaritas en mi habitación

  1. Desgraciadamente, al menos en mi caso, Aceituno, pierdes la posibilidad de hacer todas esas cosas que de niño hacías por la responsabilidad del trabajo. Tal vez, y lo he pensado en muchas ocasiones, si no hubiera empezado a trabajar pronto quizá seguiría haciendo lo mismo que de niña.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha hecho reflexionar esta entrada. Te doy la razón (hasta cierto punto) ya que me hace falta muchísimo por vivir, y no sé en qué momento me llegue ese pensamiento… Pero, mientras tanto seguiré disfrutando de lo poco que todavía me saca una sonrisa en mis cumpleaños. Un abrazo! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro de que pienses que te queda mucho por vivir, pero no te olvides que yo pensaba lo mismo hasta que me llegó el cáncer a los 40 años, así que aprovecha y vive tu vida con intensidad y honestidad.
      Te mando un beso enorme. Un placer tenerte por aquí.

      Le gusta a 1 persona

  3. Me parece tan cierto lo que dices…cuando chica…donaba que llegara luego mi cumpleaños y que me cantaran…hoy día ruego que no me canten nada…….cuando niño uno no se preocupa de nada..disfruta cada momento…cuando adultos nos ponemos más graves. Sueño con volver a mi infancia.
    Tengo una foto de ayer que saqué y me gustaría enviartela para que le des unos toques…. Fue un atardecer ayer acá en Rancagua…me avisas si la quieres.
    Un abrazote.

    Caro-Rgua- Chile

    Me gusta

    1. El atardecer acá en Rancagua ayer tuvo unos colores mágicos, yo también saqué una foto, claro que del lugar donde estaba, una que otra cosa entorpeció la hermosa vista!! Me gustaría ver la tuya CARO..

      Le gusta a 1 persona

  4. Así tengo una amiga, que cumple el 25, pero le han celebrado el cumpleaños. Yo no entiendo la vida comparto lo que dices. Soy normal ojos boca nariz, a veces me pregunto porque metieron tantas emociones. Tantas preguntas y pocas respuestas. Si las dieron lo hicieron con tinte invisible para los ojos de un necio. En fin todo sigue su curso.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s