Somos humanos

Me encantaría gozar de buena salud y poder hacer algo por los refugiados. Me da la impresión de que, en este caso, además de ir huyendo de la guerra y el hambre, van huyendo de la crueldad extrema que impone el régimen sirio. Están en un callejón sin salida que les hace recorrer miles de kilómetros en busca de una esperanza, un pequeño rayo de luz que les sirva de guía para aclarar las cosas.

Las imágenes que vemos por televisión no nos dejan ninguna duda. Son familias normales y corrientes, con muchas ilusiones, mucha determinación, mucha hambre y muchos niños. Allá donde van no son bien recibidos, se les trata a patadas, como si su presencia fuese un factor de riesgo. Yo no sé qué haría por ellos. Seguramente no acogería a ninguno en mi casa porque soy demasiado cómodo como para eso, pero ya se me ocurriría algo porque siempre hacen falta voluntarios para donar alimentos, libros o sangre, o impartir cursos de fotografía o castellano, no sé. Son muchas las cosas que se pueden hacer si uno siente el deseo de colaborar.

El problema es que son muchos, muchísimos. Tantos que Europa se ve desbordada. Lo único o que hay que hacer es parar la guerra en Siria y con eso tendríamos la mitad del problema resuelto pero, claro, parar una guerra supone perder miles de millones en armas y material militar de todo tipo. Creo que sigue siendo la primera industria del mundo, así que está claro que nadie va a parar una guerra porque sí. En ese sentido poco podemos esperar de los que mandan.

Me da la impresión de que lejos de intentar ayudar y buscar soluciones optimistas y creativas, lo que van a terminar haciendo los gobiernos occidentales es cerrar las puertas y dar la espalda a los cientos de miles de sirios que no tienen dónde ir. Solo de pensarlo me aterra. Por ahora parece que Alemania acogerá varios miles pero después nadie sabe nada, nadie los quiere, todos miran para otro lado. Solo les falta silbar a los muy cabrones.

Poco a poco iremos escuchando menos noticias sobre refugiados, hasta que un día nos creeremos que el problema ha desaparecido, así, como por arte de magia y nos dejará de importar porque alguna otra cosa reclamará nuestra atención. Así son los medios y así es el mundo que nos rodea, importa la rabiosa actualidad, lo último de lo último, lo que casi todavía no ha terminado de suceder del todo.

Somos humanos y los humanos somos así. Todos. En todas partes. Qué le vamos a hacer.

NOTA TRAS MEDIA HORA DE REFLEXIÓN:

Creo que este post es porque estoy viejo y enfermo. Cuando pude, jamás fui voluntario en nada de nada y ahora que no puedo me encantaría serlo. Es otra de las cosas que debe aprovechar cualquiera que tenga ganas de sentirse vivo, porque el voluntariado, en general, ahorra dinero a los gobiernos, pero en este caso de los refugiados es la única manera de ayudarles un poco. Los gobiernos se van a ver desbordados en algún momento y solo quedará la buena voluntad de las personas para que nos creamos de una vez por todas que vivimos en un mismo planeta y que todos somos lo mismo: unos simples seres humanos.

Anuncios

6 thoughts on “Somos humanos

  1. Estoy de acuerdo con Pepa, sientes lo que sientes por ser buena gente, pero además, piensas en colaborar no por estar viejo y enfermo sino por haber crecido y comprendido que, como dices, ‘todos somos lo mismo’ y procede dar una mano.

    Le gusta a 1 persona

  2. Lo surrealista en esta cuestión es que hay mucha gente que quiere ayudar, incluso muchas instituciones, como ayuntamientos y gobiernos autonómicos, pero como los gobiernos estatales no se ponen de acuerdo, no se puede hacer nada más que colaborar con las ONGs que trabajan con ellos en esas fronteras que separan la Europa “civilizada” y “democrática” del mundo bárbaro. Claro que también están los del “primero los de casa”, gente mezquina que en su vida ha ayudado a nadie pero que ahora se indigna porque en España hay millones de pobres a los que los refugiados van a quitar todas las ayudas. Mezcle unas gotas de ignorancia con unos gramos de prejuicios; agítese en un recipiente cargado de patriotismo de escaparate, y obtendrá un cóctel delicioso de xenofobia aldeana.
    En fin… Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s