Nos comemos una vaca

Debo mantener el equilibrio. He de permanecer en pie cueste lo que cueste. Aunque aparezcan dolores nuevos y los dolores viejos se vuelvan a manifestar, aunque las sensaciones sigan siendo extrañas y feas necesito que me vean entero y en mi sitio. No me consuela tanta sinceridad. Lo único que me consuela es la salud y de eso no venden en los mercados. Además ya no les quedan pócimas mágicas a las brujas ni sangre fresca a los vampiros. Ha llegado el momento en que los científicos se encogen de hombros y arrugan un poco los labios. No lo dicen con palabras, pero yo sé lo que piensan: “estás jodido, chaval”.

No son malos ni brutos. Simplemente les han enseñado a pensar de esa forma llegado un punto. Ese punto en que el sueño vence a la luz y los maliciosos tinieblos salen de sus guaridas para hacerse cargo de lo poco que va quedando de mí. Si estoy en sus manos es porque la cosa ya va cuesta abajo, porque cada vez quedan menos argumentos para seguir luchando y porque se van cumpliendo, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, los peores presagios.

Hasta ahora los tinieblos vigilaban todo desde lejos, esperando el momento clave para salir. No son amigos de dejarse ver desde el principio porque el factor sorpresa es fundamental, así que suelen esperar agazapados hasta que detectan las primeras luces negras. Entonces sienten que ha llegado su turno y comienzan a adueñarse poco a poco de la situación. No sé muy bien cuál es su propósito, pero intuyo que tiene que ver con la destrucción total, cuerpo y alma. Arrasan con todo para dejar espacio en el universo. Siempre hace falta espacio para los nuevos seres.

La imagen de hoy no es más que una corteza de árbol con los colores saturados, quién lo iba a decir ¿verdad? Yo, por mi parte siento que todavía no ha llegado el momento de las despedidas. Intuyo que a los tinieblos les falta mucho por hacer aunque ya hayan comenzado su labor. Sé positivamente que les puedo dar mucha guerra y no pienso bajar los brazos. Debo mantener el equilibrio. He de permanecer en pie cueste lo que cueste. Aunque aparezcan dolores nuevos y los dolores viejos se vuelvan a manifestar, aunque las sensaciones sigan siendo extrañas y feas necesito que me vean entero y en mi sitio.

Si falta espacio en el universo mejor nos comemos una vaca.

Anuncios

14 thoughts on “Nos comemos una vaca

  1. La fotografía de hoy es una maravilla, ME ENCANTA. Si no fuera porque aún tengo en el armario unas cuantas láminas que también quiero enmarcar y colgar en casa (y nunca encuentro el momento de llevarlas a enmarcar) te pediría permiso para imprimir un lienzo con ella y ponerla en mi salón.
    Del texto poco puedo decirte… Me estoy leyendo un libro que dice “No somos libres de elegir lo que nos pasa (haber nacido tal día, de tales padres y en tal país, padecer un cáncer o ser atropellados por un coche, ser guapos o feos…), sino libres para responder a lo que nos pasa de tal o cual modo (obedecer o rebelarnos, ser prudentes o temerarios, vengativos o resignados, vestirnos a la moda o disfrazarnos de oso de las cavernas…)”. Mucho ánimo y a darles guerra, disfrutando por el camino de todo lo que aún sí que queda.

    Le gusta a 2 personas

    1. Si quieres poner mi foto en tu salón por supuesto que tienes permiso. Sería un placer, pero dímelo y te la envío sin el nombre para que te quede más bella. Por lo demás muchísimas gracias por tus palabras. Te mando un beso enorme.

      Me gusta

  2. Querido Aceituno, al igual que Las Tejas Rojas, yo hace un par de días puse también una foto tuya de protector de pantalla en mi pc, por ende cada vez que aparece en frente de mis ojos, te estoy mandando un poco de buena energía, y deseando que te den todos los días los ánimos suficientes para no bajar los brazos. Esto no es fácil, nunca ha sido fácil. Pero es importante no ceder ante los tinieblos que vigilan desde lejos… no.. no se los permitas.

    Abrazos de osos, días tranquilos, energía, cariños, besos, lucecitas de colores, rayitos de sol, un rayo luminoso de mi bebé… para que tu fuerza y tu ánimo suba su nivel. A falta de pócimas mágicas y sangre de vampiro… el cariño y los abrazos vienen bien..!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Sabes, vivo a unos pasos de una avenida que se une y forma con sus árboles un tunel vegetal. La corteza que retrataste creo que es de plátano, porque forma esos laberintos como la vida misma, y que tan bien has coloreado.

    Un abrazo desde el Sur. Montevideo-Uruguay.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es posible, pero no lo se. De todas formas los colores estaban ahí, yo no he añadido nada, tan solo he resaltado los que ya estaban, saturando y contrastando la imagen. Un beso grande desde Madrid.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s