Mi legado

Como mínimo se ven 40 viviendas. Podría haber abierto más el zoom para que se viesen más, pero 40 me pareció un buen número redondo porque no son 39 ni 41, no. Son 40. La regla que yo tenía en el colegio era de 40 cm. Lo recuerdo bien porque siempre quise la de medio metro y nunca me la compraron. 40 también eran los ladrones de Alí Babá y es lo que se canta en el tute. Es un número simbólico y peligroso si te da fiebre y son los días que pasó Jesús en el desierto. También son las bodas de rubíes, aunque creo que esto nadie lo celebra. Debe ser porque nadie llega tan lejos.

En todo caso es asfixiante ver un edificio como ese. Te da una idea de lo numerosos que somos y de lo apiñados que tenemos que vivir por falta de espacio. Los pobres, claro, porque los ricos sí tienen casas grandes y lujosas con varias habitaciones de sobra. Es frustrante. ¿Cómo vamos a llegar a toda esa gente? Somos muchos los que tenemos un blog que pretende “hacer el bien” o, como mínimo, “no hacer el mal”: no vender nada, no pedir nada a cambio, no obligar a  nadie a nada, simplemente entretener, distraer, divertir, desahogarnos… Pero hay tantísima gente en el mundo, que es realmente perturbador.

Tampoco es que aspire a llegar al mundo entero, no soy ni tan iluso ni tan pretencioso, pero me da un poco de rabia que las nobles intenciones de estos blogs altruistas y desinteresados no lleguen a quienes probablemente más lo necesiten, que es, creo yo, la gente de clase media baja. Ellos son los más explotados, los más puteados, los más oprimidos y seguramente ni siquiera saben que hay herramientas que les pueden ayudar a ver las cosas de otro color.

Porque me imagino que el fotonauta ayudaría en cierta forma. Leer optimismo y ganas de vivir en alguien que está en mi situación, con un cáncer tan grave, puede que haga a alguien reflexionar sobre su propia vida y llegar a la conclusión de que no está tan mal.

En fin, no lo sé. Simplemente al ver tanta gente junta pensé que me encantaría que todos ellos fuesen lectores del fotonauta. También debe haber algo de egocentrismo por mi parte y ya quiero que el mundo entero lea mis miserias. De hecho me pongo muy contento cada vez que recibo un seguidor nuevo. Es lo único que le da sentido a mi vida ahora mismo. Saber que mi legado existe y puede servir de algo a otras personas.

Anuncios

10 thoughts on “Mi legado

    1. Gracias. En mi situación no es fácil aceptar la realidad, ya sea la buena o la mala, por eso necesito que me digan las cosas varias veces. Es admirable la paciencia que tenéis todos conmigo. Te lo agradezco en el alma. Un beso enorme.

      Me gusta

  1. Yo soy una de los nuevos seguidores, supongo. Leo todos tus posts con muchísimo interés y tantas veces me encuentro pensando “¡pero cuánta razón tiene!”. Nos haces pensar, reflexionar, y lo que es mejor, hacerlo bien. Y aprendemos de ti, en cierta y extraña manera. Mucho. Gracias por compartir y por esa generosidad. De verdad, gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s