Muy, muy larga

La vida es muy larga. Mucho. Me doy cuenta ahora, cuando sé que me queda poca. Es verdad que parece que pasa deprisa porque casi siempre miramos hacia el pasado con una mirada rápida, una mirada de soslayo, así como por encima del hombro, pero si cada vez que miramos hacia atrás nos tomásemos el tiempo de mirar de verdad, de observar lo que sucedió e incluso revisar notas o fotos de aquella época, nos daríamos cuenta de que en absoluto fue rápido.

Lo sé porque estoy reencontrándome con mis viejos diarios de viaje y algunos pasajes que en mi memoria duran dos segundos, cuando los leo duran varias semanas. Sí, definitivamente la vida es muy larga y suceden muchísimas cosas. Un solo día puede llegar a ser intensísimo y no darnos tregua. Hay épocas en las que se suceden los días así, días en los que nos pasan tantas cosas que parece que no caben, días que nos abruman, que nos sobrepasan y nos hacen llegar al límite. En cambio, varios años después, recodaremos esa época como algo fugaz y muy corto. Son las trampas que nos tiende la memoria.

Si nos fijamos bien, estoy seguro de que vamos a encontrar distintas etapas en nuestro pasado, etapas delimitadas con más o menos precisión, según el caso. Cada una de esas etapas está plagada de acontecimientos que la hacen singular, acontecimientos buenos, malos, regulares e incluso un montón que no recordamos o recordamos de manera muy confusa, como a través de una neblina espesa.

También hemos renacido varias veces aunque no seamos conscientes de ello, hemos vuelto a empezar y hemos vuelto a caer por distintos motivos que no siempre recordamos porque la memoria censura los malos momentos para que creamos haber tenido una vida feliz. Creo que por eso he ilustrado el post con un pequeño bosque, porque son muchísimas las veces que un solo árbol nos impide verlo en todo su esplendor o incluso verlo en absoluto.

A mis 41 años echo la vista atrás, repasando cuadernos y fotos, y me abruma la increíble cantidad de cosas que viví. Pues bien, de no ser por el cáncer aún me quedaría casi el mismo tiempo de vida por delante. Increíble. Sí, absolutamente increíble.

Con esas fotos y esos diarios en mis manos no puedo pensar otra cosa: la vida es muy, muy larga.

Anuncios

9 thoughts on “Muy, muy larga

  1. Ayer, en quimio, faltó alguien… nadie preguntaba, pero todos sabíamos… 34 años y un cancer de huesos extendido, y metastasiado desde la mama. No sin antes, haber enterrado a uno de sus hijos no hace tanto. Sí, parece que haya a quien lo escojan para machacarlo especialmente. Lo peor de todo, es que muchos utilicen estas cosas para hacernos ‘relativizar’ lo nuestro… Aún estoy muuuy cabreada y muuuuy harta de que nos digan que tenemos que ‘positivizar’ como si el no hacerlo nos hiciese culpables de estar enfermos y hasta de morirnos.

    Pues que se sepa, todo el mundo tiene fecha de caducidad, tengamos o pongamos el talante como nos dé la real gana. Vivimos y hablamos como si fuésemos a ser eternos, pero lo único cierto, es que hoy estamos y mañana no. Por eso haces muy bien en repasar tus cuadernos de vida y comprobar, lo qué y como lo hciste. Me alegra y me ayuda, saber que eso te complace, amigo. Te hace cercano y sobre todo… humano… que también estoy harta de ‘valientes de boquilla’ Y ya… no sigo, que tampoco estás tú para muchas descargas extemporáneas 🙂

    Un besazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Te envidio porque yo no tengo ningún contacto personal con la gente de la quimio, no podría saber si falta alguien o no. Voy a lo mío y nada más. Me gustaría empalizar un poco más pero no soy capaz.
      En todo caso te agradezco profundamente que compartas todo esto con nosotros. Yo también estoy harto de que me digan que tengo que ser positivo, pero creo que lo hacen para evadirse del problema: mientras yo esté positivo el problema permanece oculto y eso les tranquiliza. Lo contrario les da miedo y pereza.
      Te mando un beso enorme y mucha fuerza en la larga lucha de la vida. Por cierto, este espacio siempre estará abierto a las descargas extemporáneas, faltaría más.

      Le gusta a 1 persona

  2. Hola, quiero platicarte un poco de lo que esta noche paso en mi casa; al igual que tu, yo también tengo a mi chica, estando yo checando los post, después de un día arduo de trabajo; ella se acerco, a donde estaba y empezó a ver junto conmigo lo que estaba viendo, cosa que se me hizo muy rara; pero al mismo tiempo me gusto (rara porque casi nunca lo hace; pero esta vez lo hizo), nos topamos con el post que publicaste hoy, se lo leí en voz alta, después le comente, él tiene cáncer y le mostré uno de los post que yo te comente, ella lo leyó en voz alta para mí, después seguimos leyendo otros post; ella empezó a hablar, tu sabes ¡las mujeres!; ella, mi esposa, padece de artritis reumatoide y al igual que tu, empezó muy joven con esa enfermedad, tenía 29 años; tenemos dos hijas; en ese entonces la más grande tenía 3 años y la otra recién nacida ,cuando a mi esposa le diagnosticaron la enfermedad, la vida entera nos cambio, nos cambio por completo;, no, no lo esperábamos, prácticamente estábamos recién casados, con mil ilusiones por delante, mil proyectos, mil cosas y nos cayo como una especie de maldición encima; ella se vio muy grave, estaba en los huesos, anemia terrible, llego un momento en que tenía que bañarla, peinarla y abrocharle los zapatos, ella no podía hacerlo, su calidad de vida, se vio enormemente deteriorada; asustados, angustiados, temerosos, enojados; teníamos todo revuelto, todo; sumamente pesado, de por si la enfermedad y con nuestras dos hijas de brazos y sí, los que crees que más te van a ayudar, tu familia, resulta que son los que menos, o no te ayudan como tu quisieras; pero total, yo mande a la chingada todo eso, un buen día dije, para madres los necesito y fue cuando empezamos a salir adelante; ella, joven, fue un golpe durisisimo, 4 años después seguía enfurecida por lo de su enfermedad, se le juntaba todo, resentimiento, coraje, ira, creo que llego al limite, topo fondo, recibió mil consejos, tanto para la enfermedad como tal, así como para que recuperara la paz perdida, “acércate a Dios”, le decían, creo que fue (según me platica ella), al momento de topar fondo, cuando ya no tenía fuerzas, que clamo piedad, clamo auxilio, que sentía que se estaba muriendo, expreso lo siguiente: (en sus mismas palabras) PADRE TE RUEGO, TE SUPLICO, AYUDAME, SE QUE SIN TI NO PUEDO SUPERAR ESTO, LO SE, SE QUE SI TU QUIERES EN ESTE MISMO MOMENTO ME PUEDES LLEVAR CONTIGO, LO SE; SI ASI LO QUIERES TU, LO ACEPTO; PERO YO QUIERO SEGUIR VIVIENDO, LO QUIERO, LO DESEO, LO AHELO; QUIERO VER CRECER A MIS HIJAS, SI TU QUIERES PADRE, AYUDAME, HAZLO POR ELLAS, QUIERO VERLAS CRECER Y DAME LA FORTALEZA PARA SOPORTAR ESTE INMENSO DOLOR FISICO QUE ME AGOBIA, QUE ME ROBA LAS FUERZAS; según me comenta ella, se arrodillo ante El (sentido figurado), se humillo ante El, reconoció su grandeza y también dicho esto por ella, hasta que no reconoces, o dicho de otra forma, hasta que TE RECONCILIAS CON EL CREADOR, es cuando viene la ayuda; ahora si, esto te lo digo yo; es cuando empiezan a moverse las cosas, a cambiar, yo empece a notar ese cambio después de 4 años terribles, y hasta la fecha; un asunto más para ilustrar lo que te queremos decir mi esposa y yo, ella tuvo un sueño, soñó que había una medicina nueva que la podía curar, sorprendentemente en la siguiente cita con el Reumatólogo, nos informo que había una vacuna experimental que estaba dando buenos resultados, venía de Suiza, mi esposa fue una de las elegidas aquí en Chihuahua, se aplicaron a 17 personas enfermas de este tipo de enfermedades inmunológicas, la eligieron precisamente porque era una persona muy joven, mi esposa acepto sin vacilar la vacuna y sí, empezó a dar resultado y hasta la fecha; solo queremos decirte, no sabemos que tan cerca estés de Dios, quisimos platicarte este testimonio, ojala te sirva de algo, en uno de tus comentarios decías que querías conocer a alguien joven que tuviera cáncer para compartir experiencias, de ahí nos nació la idea de compartirte todo esto, ojala te sirva de algo. Saludos Manuel y Aracelí

    Le gusta a 1 persona

  3. Me ha hecho gracia lo de las etapas, porque yo tengo la misma percepción. También me ha hecho gracia, bueno, más bien me ha alegrado, que vuelvas a escribir sobre el pasado, pero ahora en un tono mucho más reconciliador con él. Abrazos y más abrazos. Esto de leer varios posts seguidos me va a hacer coger agujetas en los hombros por tanto abrazo. ¡Jajaja!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja….a mí me encanta haberte vuelto a encontrar por aquí. No es que me haya reconciliado con el pasado, es que me voy por aquel lado y vuelvo por este otro a lo loco, cambiando de opinión según sopla el viento porque sigo montado en la montaña rusa emocional y veo las cosas de diferente color según cómo me levante y según cuánto dolor haya sentido al acostarme.
      A mí me duele la espalda de tanto abrazo. jajajaja

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s