Choque de trenes

La libertad es algo que se va consiguiendo poco a poco en la vida a medida que vas sabiendo lo que es y cómo usarla. Como en todos los casos el dinero ayuda aunque no es fundamental, lo que sí es fundamental es saber qué es y tener verdadero deseo de obtenerla. Luego, por supuesto, necesitarás dinero para cumplir parte de tus sueños, pero no demasiado. Vas a necesitar más tiempo que dinero, más sabiduría que suerte y más amor que libertinaje. Con estos tres factores: tiempo, sabiduría y amor, serás casi invencible.

También hay personas que no desean la libertad, que prefieren quedarse anclados en la vida que les toca y no aspiran a nada más, lo cual no está mal porque deja como una especie de asiento vacío en el tren de los que sí queremos subirnos en busca de aires más frescos, pero la libertad tiene un precio: el desarraigo.

Cuando vuelves, el tiempo ha pasado muy rápidamente en tu ciudad y las cosas han cambiado mucho y tú has cambiado aun más pero, misteriosamente, esos cambios se han producido en direcciones opuestas, con lo cual el desencuentro es evidente y despiadado y te das de bruces con una realidad que no esperabas y no deseabas y que es como un bofetón sonoro. Lo que te aguarda después, es un periodo de adaptación muy difícil en el que vas a intentar por todos los medios decirle a tu gente que las cosas pueden ser muy apasionantes y diferentes, que la rutina no es algo malo pero que en la variedad está el gusto y que es posible hacer las cosas de otra manera. Y tu gente, por su parte, te va a intentar decir que no vayas queriendo cambiar el mundo, que son ya demasiados años igual y esa es la vida que conocen y el terreno en el que se encuentran a gusto.

Choque de trenes. Ambos con argumentos sabios y cargados de buenas razones. Ambos con el corazón limpio deseando lo mejor para el otro y ambos igual de equivocados pretendiendo cambiar el punto de vista de los demás. En discusiones así no hay nada que hacer, más que aceptar que si lleva toda la vida siendo así, por algo será, así que o nos quedamos sabiendo dónde y cómo nos quedamos, o volvemos a partir.

En cualquier caso ese desarraigo del que hablaba antes será para siempre y en ningún lugar encontraremos paz y tranquilidad completas, siempre nos quedará ese resquicio extraño, ese sabor amargo en los labios, esa sensación de inconformismo permanente que nos acompañará allá donde vayamos, como recuerdo de lo que un día fuimos y quisimos cambiar sin conseguirlo: a nosotros mismos.

Anuncios

5 thoughts on “Choque de trenes

  1. Tienes razón. Supongo que aunque uno crea que está satisfecho con su vida y con su manera de ser siempre queda una espinita que te dice “y si…”. No sé. Pienso que uno siempre está a tiempo de probar a hacer lo que nunca se atrevió.
    El arraigo en mi opinión es un sentimiento demasiado sobrevalorado. Está bien sentirse de un lugar y apreciarlo más que otros, pero mi experiencia me dice (soy consciente de que he sido mucho menos aventurero que tú) que uno acaba siendo del lugar donde se encuentre. Así al menos lo siento yo. Es la forma de sentirse a gusto en todas partes. Será por eso que en estos días de exaltaciones patrióticas y exhibición de banderas yo me siento tan extraño.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s