Ajo, agua y resina

Dice mi oncóloga que estoy estupendamente, que mis análisis son excelentes y que, a simple vista, no parece que esté enfermo. Genial. Pues ¿sabes qué? lo estoy. Ahora me tenían preparado un nuevo tratamiento llamado inmunoterapia indicado para pacientes que no toleran bien el segundo intento con quimio y en los que el tumor ha vuelto a crecer, pero resulta que he tolerado bastante bien la quimioterapia y el tumor no se ha movido así que me darán una sesión más de la misma quimio y después no saben qué harán. No lo saben, así de sencillo, y no lo saben porque soy un paciente que está resultando ser la excepción a todas las reglas. Mi edad, mi estado físico general, mi estilo de vida, mi historia… todo indica que es casi imposible que tenga un cáncer tan grave. Sí, definitivamente es para cabrearse.

“¿Qué he hecho yo para merecer esto?” se preguntaba Almodóvar allá por los felices años 80. Pues eso mismo me pregunto yo, ¿a qué putos dioses he ofendido para que me manden este castigo y qué clase de dioses son esos que castigan a la gente de forma tan cruel? Nadie tiene las respuestas, lo sé y sin embargo no puedo evitar formular las preguntas porque es demasiado injusto, demasiado arbitrario y demasiado feo.

Es una situación que me hace sentir miedo. Miedo porque yo no voy a estar y la gente que quiero se va a quedar sola y ese es el verdadero sufrimiento. ¿Cómo va a hacer mi chica para superarlo? No me lo puedo ni imaginar. Si fuese al revés yo no podría, sé que no tendría fuerzas para seguir adelante si ella se fuese de mi lado.

Mientras escribo estas palabras se me llenan los ojos de lágrimas silenciosas que, poco a poco, comienzan a resbalar por mis mejillas y hacen que lo vea todo borroso. Se que no debería pensar en estas cosas y mucho menos escribirlas pero hoy no lo he podido evitar. Será que me he levantado con el modo triste activado o que he tenido pesadillas en este sentido, pero basta. Hoy me vuelven a dar quimioterapia y no quiero ir tan débil y tampoco quiero que mi chica se despierte y me vea llorar, así que lo de siempre, ajo y agua, a mirar para otro lado y a no pensar, que es la única forma de poder con este marrón que me ha caído encima.

Y hablando de agua, ahí están esas dos imágenes del agua del Manzanares cayendo por una de las pequeñas presas que hay en el parque Madrid Río. Tendría que haber puesto, además, una foto de ajos y otra de resina pero en fin, tal vez otro día y así queda completo el dicho: ajo (derse), agua (ntarse) y resina (ción).

Anuncios

13 thoughts on “Ajo, agua y resina

  1. Frente a estos sentimientos tan personales, tan profundos que estás sintiendo es difícil poder decir una palabra, sólo queda seguir animándote, Abriré mi ventana para que te llegue un rayo de sol!!!

    Mil cariños !

    Le gusta a 1 persona

  2. Es un caso fuera de lo normal, es normal que tengas miedo. Aquí hay alguien que envía calma y tranquilidad en medio de este caos. Ojalá algo de esta calma pueda pasar y llegar hasta tí. Muchos besos al aire, Aceituno🌸🌸🌸🌸🌼🌼🌼🌼🌻🌻🌻🌻⛄⛄⛄⛄⛄

    Le gusta a 1 persona

  3. Que te puedo decir hermano, estoy del otro lado del Atlántico, en México, lo más al norte, frontera con E.U., tus palabras me han llegado, se me ha hecho un nudo en la garganta, me llego, es difícil decir algo, como ya menciona Marite en su comentario, pero así como tus palabras me han llegado, espero que las mías puedan hacerlo, vivo en una ciudad pequeña, rodeada de campos verdes, se respira una paz y una tranquilidad, característica de provincia, te deseo de corazón, que esta paz y tranquilidad con la que vivimos en mi ciudad, llegue a través de mis palabras, un fuerte abrazo; si te sirve de algo, no te conozco, pero te puedo decir que además de tu chica, por lo que he leído, no estas solo, incluyéndome a mi.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras de ánimo. Aunque no lo parezca, ayuda saber que no estoy solo y que estáis todos ahí, detrás de cada post.
      Me llega la paz y la tranquilidad de tu ciudad porque tú me la envías.
      Te mando un abrazo grande.

      Me gusta

      1. Bueno, ya sabes que mis sentimientos y emociones son una montaña rusa y cambian constantemente. Es parte de lo que me está pasando, tan difícil de asimilar y de procesar. La lucha contra el cáncer es efectivamente eso, una lucha cruel, injusta y desigual.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s