Me quejo

Reconozco que a estas alturas debería tener el corazón un poco oxidado, pero la verdad es que no es así. Lo que sí tengo oxidado son los músculos, los huesos y la pasión. Sorprendentemente creo que todo lo demás está en perfecto estado de revista, obviando el tumor, claro.

No es fácil pasarse revista a uno mismo y analizar cómo va la cosa. En primer lugar porque la edad ya se encarga ella sola de que llegue un momento en que todo se empiece a venir abajo y en segundo lugar porque la enfermedad también pone de su parte para que el cuerpo se queje y se marchite lenta, pero inexorablemente. Y no solo la enfermedad sino los medicamentos, que son muchos, con muchos efectos secundarios y administrados durante mucho tiempo, de manera que también ellos empiezan a hacerse notar. ¿El resultado? Pues más bien lamentable: los músculos medio marchitos, los huesos más débiles que nunca, aparecen lunares por todas partes, se cae el pelo de forma masiva, el humor se agria, la pasión deja paso al tedio y las carcajadas son más escasas que nunca, por no decir inexistentes.

Y con todo eso tengo que convivir diariamente. Como sabéis me lo voy tomando más o menos bien aunque a veces parezca que me quejo. Siempre fui así, medio quejica y bastante gruñón por lo que tampoco influye demasiado el tumor para que parezca una vieja amarga. Además me hace bien desahogarme y este es un buen medio para ello porque tampoco hago daño a nadie, así que sí, me quejo, me quejo y me quejo.

Pero siempre con un poquito de sonrisa que no desaparecerá jamás.

Anuncios

12 thoughts on “Me quejo

  1. Con tu descripción me imagine por un momento a don Quijote jejej, con mucho cariño y respeto obviamente. en otros momentos me acordé, del caballero de la armadura oxidada de Robert Fisher, claro que felizmente no haz oxidado tu corazón. Buen punto para continuar dando la batalla, que difícil te ha tocado. A veces no sé que más decir, porque soy consciente de todo lo que estás viviendo aunque creo que nadie puede imaginarlo cuán incómodo y cruel es todo lo que vives y más aún cuando debes forzarte a ponerte de pie todos los días, sólo puedo decir nuevamente que hay que dar la lucha día a día, intentarlo una y otra vez, agradecer a quienes te dan la mano, a quienes te escuchan, a quienes te leen, a quienes te aprecian y que de una y otra forma te estamos ayudando a que este momento sea lo más llevadero posible.

    Como siempre te dejo el abrazo más apretado, más firme y más entusiasta!! aunque no te guste el toqueteo jejeje. mil cariños!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Y tienes todo el derecho de quejarte, a ver si no! Es necesario sacar afuera la adrenalina que se va creando con la tensión psicológica de todo esto. Cuando lo necesites, pues a quejarse.. y como dices, esa sonrisa.. porque es la que cierra la puerta una vez la ola ha estallado. Cuando he visto estas fotografías me he acordado de esas fotos de las revistas de belleza, porque parecen sacadas de colores (colorete, sombras de ojos…) estas de hoy tienen mucha luz, me gustan muchísimo! Abrazos, Aceituno 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s