Un futuro prometedor

Algunas veces sucede algo que cambia nuestra vida para siempre y supone un antes y un después. Puede ser algo positivo como que te toque la lotería, que consigas el trabajo de tus sueños, o que nazca tu hijo, o negativo como un fallecimiento en la familia, un accidente doméstico o una enfermedad grave. En ambos casos trazamos una línea muy clara que deja divididos los recuerdos para siempre. No tiene porqué sucederle a todo el mundo, pero intuyo que a la mayoría sí. En mi caso, como ya sabéis, fue el diagnóstico de un cáncer de pulmón.

Todo lo que sucedió antes de ese instante lo recuerdo de una forma muy diferente a lo que está sucediendo después del diagnóstico. Lo veo como si le hubiese sucedido a otra persona, como si no fuera mi vida, como si estuviese viendo una película en la que yo soy el actor principal. Es irreal y lejano, muy vago y muy débil. Extraño.

Pero lo más curioso es que lo que me está sucediendo ahora tampoco lo termino de ver como mi vida. Sigue habiendo como un aura que lo recubre todo, como una neblina casi invisible que actúa de filtro y me hace ver mi propia realidad distorsionada y muy alejada de mí. Nuevamente algo irreal y lejano, muy vago y muy débil. Extraño.

Yo creo que es porque todavía hay una parte de mí que se resiste a creer que esté enfermo, una parte que quiere aferrarse a la estúpida idea de que todo es un mal sueño del que despertaré algún día para poder vivir, aún, los mejores momentos de mi vida.

Y esa es una decisión que creo que debo tomar: ¿lo mejor está por llegar? De la respuesta a esa pregunta depende en gran parte el desarrollo de mi vida en el futuro más próximo. Soy yo quien debe decidir si ya está todo hecho y debo bajar los brazos o si todavía hay esperanzas de superación y queda vida por delante, quizás algún otro acontecimiento, esta vez feliz, que vuelva a marcar una línea divisoria y separe nuevamente el antes del después.

Dado mi carácter y el espíritu de este blog mi respuesta, obligatoriamente, debe ser que sí, que lo mejor aún está por llegar y que el camino no se termina aquí. Claro que es una respuesta temeraria y dada a la ligera que contradice toda base científica puesto que la medicina no me augura un futuro demasiado prometedor que digamos, pero en fin, es mi respuesta y con esa vamos hacia delante.

Anuncios

16 thoughts on “Un futuro prometedor

  1. Hola Daniel:
    En este momento estoy trabajando con el curso de 3er. Año este post. Ya te había comentado anteriormente que soy profe en una escuela secundaria con algunas particularidades. En Asamblea de curso, luego de leer tu post y trabajar con la fotografía en cuanto a qué sentimientos nos despierta, formulamos la pregunta que los chicos están trabajando en forma individual y luego lo van a defender en debate grupal. La pregunta en cuestión: ¿Lo mejor está por llegar? ¿Qué proyecto de vida tengo? La idea es relacionarlo con tus palabras en “Saltar con los pies descalzos”: “Creo que si uno sabe que va a morir pronto por una estúpida enfermedad, lo mejor es vivir muchas cosas, viajar, probar de todo un poco, ser protagonista de muchas vivencias, conocer mucha gente y cargarse con pocas obligaciones. En cambio si uno sabe que vivirá hasta los 80 años, entonces me parece mucho mejor perseguir un sueño concreto y luchar para que se haga realidad, aunque para ello tenga que renunciar a algunas experiencias de vida y soporar algunas obligaciones que a priori no desea”.

    Qué va a salir de todo esto no lo sé, pero los veo muy motivados y enganchados con la actividad. Después te envío fotos, y algunas conclusiones arribadas por mail. Un abrazo. Eduardo

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué bien, Eduardo, me parece maravilloso que mis textos te sirvan para algo así. SIn duda todos aprenderemos un poco más. Me llena de satisfacción y de orgullo o que haces. Te mando un abrazo.

      Me gusta

  2. La medicina puede equivocarse. Mientras está parado el tumor pueden encontrar una cura. Por qué no? Esperanza. Como la del amor incondicional de tu chica y de la tuyos. Yo la tengo. Espero ansioso ese nuevo punto de inflexión.

    Le gusta a 1 persona

    1. Uff… difícil, muy difícil… No sé si has leído lo suficiente del fotonauta… En todo caso me resulta muy complicado pensar que lo mejor está por llegar. Te mando un abrazo enorme. Es un placer tenerte por aquí.

      Le gusta a 1 persona

  3. El optimismo infundado puede ser muy frustrante, pero, evidentemente, no puedes bajar los brazos. Los humanos necesitamos agarrarnos a un hilo de esperanza, por fino que sea. Hablar desde fuera es muy fácil, pero tienes que creer que, no sé si lo mejor, pero que cosas buenas sin duda están por venir. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s