Cosas mías

La rabia, cada vez más espesa, se va apoderando definitivamente de mí. Es una sensación extraña, difícil de controlar y casi imposible de disimular, que va minando mi día a día probablemente al mismo ritmo que avanza el tumor, matando células inexorablemente, comiéndose todo lo que encuentra a su paso, o sea a mí.

Y lo único que puedo hacer mientras tanto es ponerle buena cara al mal tiempo, sonreír sin ganas y fingir que está todo bien. En el fondo creo que lo que hago es la única cosa que puedo hacer porque, de otro modo, seguramente me habría convertido ya en un ser insoportable, gruñón, perezoso y triste.

Y eso sí que no.

El tiempo que me quede pienso pasarlo sin amargarle la existencia a nadie. En el fondo si dejamos de lado el detalle de que tengo cáncer, mi vida es bastante tranquila, sin obligaciones y con mucho tiempo libre. La verdad es que no me puedo quejar. ¿Lo único que me amarga la existencia es el tumor? Pues no pienso en ello y listo.

Es así de sencillo aunque no lo parezca. Naturalmente hay ratos en los que no puedo evitar pensarlo porque se me viene solo a la cabeza y entonces me comen los demonios por dentro y casi que me sale espuma por la boca de la rabia que me entra, pero solo son ratos aislados; el resto del tiempo, es decir casi todo el día, lo paso tranquilo y sereno, como si viviera sin quererme enterar de lo que hay, inocente y feliz. Sí, has leído bien, he escrito “feliz”, porque al final me doy cuenta de que la felicidad consiste en querer lo que uno hace, no en hacer lo que uno quiere, de manera que, entre que cierro los ojos voluntariamente y con mucha fuerza al hecho de que tengo cáncer, y que tengo a mi lado una mujer que me regala la posibilidad de amar y ser amado, resulta que sí, que puedo afirmar que la mayor parte del tiempo soy feliz, precisamente porque me gusta lo que hago casi cada minuto del día.

Y no me creo que nadie sea feliz a tiempo completo ¿a que no? Solo tenemos “momentos felices”. Cuando son muy numerosos entonces afirmamos que “somos felices”, pero en el fondo todos debemos ocultarnos cosas a nosotros mismos, dejar lo malo a un lado a la hora de hacer balance porque, de lo contrario, viviríamos siempre bajo la sombra de la tristeza y de la amargura, llenos de rabia y angustia. De hecho hay gente que vive así, siempre enfadada o siempre triste y yo creo que es porque no han sabido ocultarse a sí mismos los inevitables malos rollos que todos tenemos.

Claro que todo esto no son más que cosas mías. Yo cuento lo que me pasa a mí. Tal vez esté equivocado y no sea algo generalizado. Ustedes dirán.

Anuncios

13 thoughts on “Cosas mías

  1. Jajaja con esto de “De hecho hay gente que vive así, siempre enfadada o siempre triste” ha venido a mi cabeza recordar alguien que conocemos en común con Carolina.. y si bien, en esto aciertas mucho.

    Por otro lado es tan difícil determinar que es la felicidad, bueno yo soy feliz constantemente, pero también tiene que ver siempre, y reafirmo que siempre con la ACTITUD con la cual uno mira y enfrenta las situaciones, los recursos. los momentos, los problemas, la vida en general, y está completamente ligado a lo que nos dices “dejar lo malo a un lado a la hora de hacer balance” la vida es así llena de contrastes, es tarea de uno buscar el equilibrio y ser feliz con lo que tenemos, con lo que queremos, cono lo que vivimos y con quienes amamos. Es por ellos que tenemos momentos de rabia, momentos de paz, momentos de agradecimientos, momentos locos, momentos cuerdos, momentos solos y momentos gratamente acompañados, en fin!!!

    Te dejo un abrazo de oso, y una sonrisa!!!

    Le gusta a 1 persona

      1. jajajajaj ya sabía yo!! que se recordaba perfectamente, bueno haré todo un trabajo psicológico para tener un acercamiento grato con ella y entregarle sus saludos!!!! besos!

        Le gusta a 1 persona

  2. Hola Aceituno. tu frase me dejo muy pensativa, ya que es muy cierta si tenemos en cuenta que esos momentos pueden ser un regalo, o un don, o pueden ser causa de mas quebraderos de cabeza, y eso depende de nosotros. Me he permitido poner esta frase en una foto que hice hace tiempo. Si no te parece bien, la quitare y en paz. Muchos abrazos y feliz semana, con esos instantes que nos traen algo mas que cotidianeidad, o inseguridad o simplemente aburrimiento. Eso, depende de nosotros, bien cierto Aceituno.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola, Aceituno. Debo decir que el post por un lado me ha sorprendido, por otro me ha hecho pensar. A veces vivimos tan inmersos en nuestros problemas que nos olvidamos de amar lo que hacemos y que hay más vida más allá de nuestra situación personal.
    Por cierto, aprovecho para reincidir en los comentarios anteriores: me gustan mucho tus fotos. Un saludo

    Me gusta

  4. Para admirar tu entrada, tu entereza y tu forma de pensar. Grandes fotografías y un gran relato. Haces que cada uno que lea tu entrada se cuestione la forma en la que vive su día a día. Enhorabuena

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s