Y los sueños, sueños son

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Decía David Lynch, el director de cine, que “los sueños verdaderamente importantes son los que tienes cuando estás despierto“. Yo he pensado lo mismo muchas veces, pero claro, no soy un director de cine famoso, así que lo que yo piense no tiene demasiada importancia para la gente. En cambio si lo piensa David Lynch, entonces sí resulta interesante, por eso arranco con esa cita para hablar de eso, de los sueños que tenemos mientras estamos despiertos.

Yo he aprendido últimamente a renunciar a mis sueños por la fuerza, por culpa de este maldito cáncer que me ha trastocado la vida. Pero ¿qué pasa entonces con ese vacío que dejan los sueños? ¿Queda vacío para siempre? Pues no. Lo segundo que he aprendido y sin duda mucho más importante, es a sustituir unos sueños por otros. De esa forma no se instala ningún vacío y mi corazón sigue ilusionado.

Tal vez creáis que vosotros no podríais cambiar vuestros sueños por otros, pero creedme, sí que podríais. A la fuerza ahorcan. Hay mucha gente que dice cosas como “jamás me comería el pimiento crudo”, o “ufff, qué asco, yo no podría desplumar un pollo”, o cosas por el estilo. Esa gente no tiene ni idea de lo que es la vida y de las circunstancias que pueden llegar a rodearte y, por supuesto, es gente de poco mundo, gente que tal vez haya viajado mucho, pero siempre en paquetes turísticos ya armaditos, sin dejar nada al azar, en hoteles caros y sin correr ningún tipo de aventura. Gente presumida, escrupulosa y siempre tiquismiquis, que protesta por todo y que tiene la cabeza cuadrada. Por lo general esta gente cree conocerse muy bien porque les encanta etiquetar absolutamente todo y les gusta decir “yo es que no como cebolla”, por ejemplo, convirtiéndose, según ellos, en seres peculiares ante los demás, seres originales, diferentes, todo muy cool, muy excepcional pero, y eso ellos no lo saben, muy, pero que muy frívolos y superficiales. Y eso es porque no han pasado apuros ni necesidades. Como decía mi abuela: “apurado te veas pa que me creas”

Pues bien, esta gente no sueña despierta. No saben ni siquiera cómo se hace. Ya sé que puedes ser feliz en la vida sin probar cosas nuevas todo el tiempo y sin correr aventuras, pero estás desperdiciando la única oportunidad que vas a tener de vivir intensamente. Por eso te pido, por nosotros, los que ya no podemos hacer mucho más, que vivas con la mayor intensidad que puedas, que te ilusiones con tus sueños y que intentes hacerlos realidad, que no des nada por hecho y que pienses en ti como en un ser cambiante, que no se termina de conocer nunca, que tiene ganas de jugar y de vivir sensaciones diferentes. Y si tienes que cambiar tus sueños poro otros más baratos pues los cambias y se acabó el problema. Como decía Groucho Marx: “Estos son mis principios y si no le gustan tengo otros”.

Mis sueños de ahora son mucho más simples que los de antes, pero me hace la misma ilusión poder cumplirlos. Por ejemplo, sueño con bañarme en el mar, así de sencillo. El día que lo cumpla os enseñaré las fotos. Por ahora me conformo con unas imágenes de Toledo que tomé hace poco y que espero que os gusten.

Anuncios

18 thoughts on “Y los sueños, sueños son

  1. ¡Qué imágenes tan bonitas! Y ese cielo…. con esas nubes, maravillosas imágenes, Aceituno. Leyendote me ha venido ese recuerdo de la primera vez que tuve que matar un pollo, desplumarlo, lavarlo, cocinarlo y comerlo. Nunca había pensado que algún día tendría que hacerlo. Viajar y no saber con lo que te vas a encontrar es realmente soñar, porque en los sueños no sabemos qué ocurrirá, a veces somos testigos, otras protagonistas, pero raramente controlamos los giros de los sueños y así tendría que ser también muchas veces en nuestra vida. A mi me hizo fuerte (no el hecho de matar un pollo, claro!) pero sí el día a día tan lleno de retos. Qué ganas tengo de ver un día esas fotos tuyas del mar y tú. Abrazos!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Aceituno, estas “sembrao”.
    Deduzco de tus palabras que estas jodido, pero vivo, pues vive.
    Me has hecho recordar a mi suegra, yo le decía que procedemos de una evolución del mono hasta convertirnos en humanos. No había manera de que lo aceptara incluso se enfadaba porque ella defendía el origen divino.
    Hasta que un día que volvimos al tema por enésima vez, ella continuaba en su negativa, Juan Pablo II reconocía la procedencia humana a partir del mono. La respuesta de mi madre política fue:
    “Ah, si lo dice el Papa Sí”.

    Me gusta

    1. Jajaja… no eres el primero que me topo con ese extraño sentimiento por las aceitunas. Apuesto a que te sientes incómodo si están cerca de ti en la mesa y te desagrada el olor… He conocido casos semejantes y no sé a qué se debe. En fin, ojalá lleguen esas fotos en el mar. Te mando un abrazo grande.

      Le gusta a 1 persona

  3. Matar un pollo!! uuhh.. ay madre santa!! no seré de aquellas personitas a las cuales te refieres, pero solo he ayudado a mi madre a calentar el agua para desplumar el pollo, pero matarlo.. es otra cosa, si bien tuviera la necesidad confío en que lo haría pero mientras, voy por uno a la carnicería!!! jejej un abrazote

    Agradezco tus reflexiones, tus fotografías, más allá de poner un poco de humor, nos llevas a despertar nuestros sueños..!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s