Gente positiva

La lluvia siempre es una poderosa aliada para tomar fotos. Las superficies mojadas brillan más y las gotas de agua son transparentes y aparece el arco iris y hay menos gente en las calles y los colores vibran de una forma especial cuando están mojados. Claro que hay que exponerse a empapar el equipo, pero vale la pena. Estas imágenes son del parabrisas de mi coche y están tomadas en la tormenta que cayó hace poco sobre Madrid. El color corresponde a lo que había en el interior del vehículo en el momento de la toma. El resultado es aceptable ¿no? Son casi abstracciones, aunque uno distingue claramente que se trata de gotas de agua.

Algo parecido me sucede a mí. Si me ves no parece que esté enfermo, aunque luego terminas dándote cuenta de que lo estoy y mucho. Y digo que no lo parece porque estoy estupendamente, en ningún caso parece que me suceda nada malo. La oncóloga que me trata siempre me lo dice, que mis análisis son estupendos y mi aspecto también y que soy un caso diferente porque la gente que tiene un tumor como el mío suele estar verdaderamente hecha mierda.

Pero eso lo único que hace es que todo resulte aún más difícil de aceptar.

El caso es que aquí estoy un día más, plantándole cara al destino, desafiando a los dioses del futuro y gritando que sigo vivo, que aún me queda cuerda para rato y que seguiré dando guerra hasta el final. No os comáis el coco con las pequeñeces diarias. Hay que saber darle a las cosas la importancia justa que tienen, ni más ni menos. No os convirtáis en seres amargados que están todo el día lloriqueando por su mala suerte o cabreados porque el mundo va en su contra. Es muy fácil: tan solo hay que vivir.

Es importante saber aceptar y asumir el, por lo general triste, papel que finalmente te ha tocado desempeñar. Ya sé que tú querías ser protagonista y que ibas a comerte el mundo, pero todos esos sueños de adolescencia suelen quedarse en eso, en sueños del pasado que uno debe recordar con cariño y hasta con piedad, pero nunca con rabia o con tristeza. A veces pienso que en la vida no cabemos todos. Hay demasiados niños queriendo ser bomberos y muy pocas plazas disponibles por lo tanto la gran mayoría no lo va a conseguir. De hecho me da la impresión de que la mayor parte de la gente no consigue cumplir sus sueños, así que el secreto está en saber aceptar el nuevo rol que te asignan los hados del destino y llevarlo a cabo con elegancia y con pulcritud, siendo consciente de que de ti depende mucha gente y de que la mala vibra que lances tiene una onda expansiva enorme y afecta a mucha más gente de la que parece.

¿Resignación? ¿Conformismo? No lo se, pero creo que no. Más bien se trata de inteligencia y de saber estar. Saber posicionarte en tu sitio te hará una persona muchísimo más fuerte. Lo que no te ayudará es la rabia constante ni el llanto perpetuo. Eso déjaselo a otros, los que están fuera de tu órbita. Tú rodéate de gente positiva que afronte la vida con respeto y con dignidad, sabiendo dónde tiene los pies y sintiéndose orgullosa de ello.

Anuncios

22 thoughts on “Gente positiva

  1. Preciosas fotos y magnífico texto. Enhorabuena por tu actitud y por tu valentía, y mil millones de gracias por compartir la belleza de tus fotos y tus reflexiones con todos los que te seguimos (cada vez somos más). Sé que para ti es útil escribir e intuyo que sabes que para quienes te leemos también lo es, pero por si acaso yo te lo recuerdo, que nunca está de más decir las cosas (sobre todo las buenas). GRACIAS por recordarme cada día las cosas que merecen la pena, GRACIAS por la oportunidad que me das cada día para reflexionar y, dado el caso, reorientar o reafirmarme. No es fácil con la vorágine del día a día ser consciente de lo necesario que es pararse de vez en cuando a mirar alrededor y hacia uno mismo, de contextualizar. Un abrazo enorme

    Le gusta a 1 persona

  2. Por palabras como esta es por lo que estoy orgullosa de tener el hermano que tengo. Para mí eres un ejemplo a seguir por la forma con la que estás afrontando tu enfermedad, y cuando leo entradas como ésta me doy cuenta de lo estúpidos que somos muchas veces al hacer grandes los inconvenientes del día a día (que si el metro tarda en llegar, que si este compañero de trabajo no hace todo lo que debería, que cómo ha subido el precio del kilo de lentejas…).
    Es triste, muy triste, darme cuenta de todo eso “gracias” a las palabras que te salen del alma debido a la necesidad que tienes de sacar lo que tienes dentro por culpa del maldito cáncer, pero das unas lecciones de vida que pocas personas en tu situación darían. Con eso quiero decir que sí sirves para algo, al menos para mí y me atrevería a decir que para mucha gente más.
    Puedes y debes mantener la cabeza bien alta, porque te lo has ganado a pulso.
    Gracias, gracias, gracias y mil gracias.

    Le gusta a 2 personas

  3. Me da la impresión de que no solamente estás sirviendo para algo sino que estás sirviendo para algunos, o muchos, porque por lo que veo somos varios quienes te seguimos y contactamos con estos sentimientos profundos que nos conectan, a pesar de las distancias físicas. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. ¿Resignación? ¿Conformismo?. Mi palabra sería aceptación, y vivir cada nueva experiencia, sin valorala como buena o mala. La vida, tomada así, es un camino (más o menos largo) de aprendizaje y crecimiento personal.
    Un abrazo y feliz miércoles.

    Pd. hoy puede ser un gran día… y mañana tambien, seguro.

    Le gusta a 1 persona

  5. Mientras somos conscientes de nuestra existencia, de nuestras acciones vivimos de acuerdo a lo que deseamos, y claramente el cómo vivimos es responsabilidad de cada uno, hay quienes se conforman, hay quienes se resignan, hay quienes asumen, hay quienes aceptan, y hay quienes viven, como tú lo mencionaste en algún pasaje, “es muy fácil, tan solo hay que vivir”

    Un abrazo! me encantan las fotografías!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Todos no podemos ser bomberos, está claro, ni astronautas. Estoy de acuerdo en que hay que aprender a estar a gusto con la realidad de cada uno, pero eso no va reñido con la ilusión por afrontar nuevos restos, que pueden ser tan aparentemente insignificantes como, por ejemplo, hacer nuevas fotos cada día con las que te sientas satisfecho. El conformismo, desde mi punto de vista, no es positivo, como tampoco lo es la queja, el culpar al mundo de lo injusto que es con uno mismo. Creo que hay que encontrar un término medio. Evitar las quimeras que sólo nos van a llevar a la decepción y, por tanto, a más quejas; pero también el quedarnos apoltronados en lo que en realidad no nos llena como seres humanos. Buena reflexión, como siempre. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estoy de acuerdo contigo, por eso no hablo de conformismo sino de saber estar. Creo que hay que saber cuándo hemos tocado techo para no seguir insistiendo en algo que nos frustre y nos quite energía. Un placer debatir contigo, estimado Benjamín. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. Hola Aceituno, Preciosas imágenes con lluvia. Me gusta tanto la lluvia. Hoy parece que va a caer una, y sino mañana, a ver si hago alguna foto también. La gente negativa no se da siquiera cuenta del daño que causan en su entorno. Y si uno lucha para que vean las cosas de otro color y dicen: tu es que estás en babia, yo estoy en la realidad. SU realidad, la mia es una serie de pruebas interminables! Besos

    Le gusta a 1 persona

  8. Me gusta mucho cómo muestras tus sentimientos. Entiendo el porqué te ha gustado mi entrada: “Habitar el tiempo” Es cierto todo lo que dices, y lo comparto. Hay que tratar de vivir el aquí y ahora de los clásicos. Y, como dice, Carmen Martín Gaite: habitar el tiempo. Y habitar el tiempo significa disfrutarlo, compartirlo, alargar los momentos buenos. Y disfrutar de las cosas pequeñas del día a día: estar preparados para poder disfrutar de ese “instante” en el mismo momento en que aparezca.

    Le gusta a 1 persona

  9. Fotos hermosas, pero más hermoso, vibrante y valiente es tu pensamiento, que me ha emocionado. Tu actitud ante la vida, y ante la enfermedad más peligrosa, te honra. Yo, como tú y tantos otroas que te siguen y opinan en esta tu/nuestra ventana, pienso que tenemos muy poco tiempo para pasarlo amargados por que no somos lo que una vez quisimos, o porque la vida no nos da lo que esperamos de ella. No puedo dejar de estar más de acuerdo con el comentario de Carmen; hay que habitar el tiempo, cierto, con sencillez y humildad, vivir cada momento que nos regala porque, enfermos o no, ¿qué sabemos de lo que puede pasar dentro de un segundo?
    Me enorgullece que hayas decidido seguir mi blog, y espero encontrarme a la altura de tus ideas y pensamientos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues muchísimas gracias por tus palabras y por tu sensibilidad y muchísimas gracias por compartirlas por aquí. Es un placer. Comentarios de este tipo son los que me animan a seguir adelante y a pensar que la vida todavía vale la pena. Te mando un abrazo fuerte.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s