Un tema delicado

No sé porqué hoy me he levantado con ganas de tocar un tema delicado. Bueno, sí lo se. Es por el comentario de uno de vosotros en el post de ayer, en el que me decía que mi blog era estupendo y que a él el único que le había ayudado, su único amigo de verdad en los momentos difíciles había sido Dios.  Y yo me dije, “a ver… mantén la calma y no rompas nada. Tranquilo que no es para tanto. Un par de tandas de seiscientas respiraciones y te sentirás mejor. Mañana será otro día”.

Y lo fue. Por suerte para todos hoy ha resultado ser otro día completamente diferente al de ayer, así que recién levantado y tomando el café a pequeños sorbitos, me pongo a reflexionar.

Yo intento ser muy respetuoso con todo el mundo y desde que empecé con el blog me parece que mucho más. Mi intención es seguir siéndolo pero, por favor, les pido a todos que no me hablen de Dios. Cada uno que crea lo que quiera, según sus costumbres, su educación. las enseñanzas de sus padres etc., pero a mí déjenme tranquilo con el cuentecito divino porque no me lo trago. No me lo trago y además me pone de mal humor porque siento que es como si me tomasen por tonto.

¿Cómo voy a creer que existe un Dios todo poderoso que me ama incondicionalmente, si luego resulta que tengo cáncer?

Absurdo ¿no?

Después, ya en la tranquilidad de su habitación, cada uno es muy libre de rezar, de pedir, de orar o lo que sea que hacen, pero no me hagan participar a mí porque lo más seguro es que no me haga ninguna gracia. Según yo lo veo, existen dos posibilidades: o Dios no existe o Dios no me quiere. Cualquiera de las dos es más que suficiente para querer estar alejado de religiones y entretenimientos similares. No seré yo quien le diga a nadie qué hacer con su fe y sus creencias pero, insisto, no me hagan participar a mí porque por ahí sí que no paso.

No sé qué argumentos le dan los creyentes (sea en lo que sea que creen, porque hay de todos los colores) a las personas que estamos en mi situación. Imagino que dirán que “los designios del señor son inescrutables” o que “hay que seguir teniendo fe hasta el final” porque “Dios, a veces, nos pone a prueba” y frases hechas de ese tipo. Bueno, tampoco me importa demasiado. Por lo general no me gustan las discusiones sobre religión porque hay muy poco margen para el debate: los creyentes no pueden probar que Dios existe de la misma manera que yo no puedo probar que no exista. Así que ahí se termina la cosa. Así de simple.

Otro punto que me llama poderosamente la atención, es el empeño de los creyentes en convencerte de que su Dios es el mejor de todos. Yo no trato de convencer a la gente de que no crea en Dios, así que no veo por qué tanto empeño en convencerme a mí de lo contrario. Solamente si empezamos a hablar de “energía”, “primer motor”, “fuerza cósmica” y algunas otras abstracciones por el estilo, admitiría la existencia de un ente superior. Pero, por supuesto, desligado de toda cualidad humana como el bien y el mal, el amor, la compasión, etc. Entre otras cosas porque, lo repito una vez más, yo tengo cáncer, así, de la nada, sin comerlo ni beberlo, de la forma más injusta del mundo.

¿No será que Dios me está castigando por no haber creído en él…? Joder, cada vez me cae peor este tipo, la verdad.

Anuncios

8 thoughts on “Un tema delicado

  1. Dí que sí, hijo mio 😉 Dios lleva 2000 años sometiéndonos a las más duras pruebas y por lo visto no las superamos, y en lugar de poner un exámen más fácil para que aprobemos se empeña en endurecerlo en una reválida eterna sin que afloren nuestras cualidades. Si nos creó a imágen y semejanza de él ¿cómo es posible que hayamos salido tan zoquetes nosotros y tan sumamente listo él?

    Le gusta a 3 personas

  2. Ayer hubo cierta polémica sobre este tema en un grupo y me puso realmente molesta la forma en que ciertas personas utilizan tan fácilmente algo tan complejo como nuestro mundo aquí, y quizas quien sabe donde mas. Pero no se puede ni siquiera enviar un poco de luz porque andan con el libro en la mano, conociendo de pe a pa todos los capítulos, versículos que utilizan para mantenerse ellos mismos cerrados en su casacarón de huevo vacío. Yo puedo o no estar equivocada pero en lo que realmente creo es en la fuerza del AMOR, asi con mayúscula. Que venga de donde venga, lo importante es que venga y que la enviemos alrededor nuestro. Pero no me quiero extender. Besos!

    Le gusta a 1 persona

  3. para mí, las religiones no son más que el vano intento de algunos humanos de transcender su condición de mortales’. Algo, que sirve para que muchos ‘espabilados’ se aprovechen de ese miedo. Pero sí, que cada uno crea y parctique lo que quiera, mientras no nos den la’vara’ en todos los sentidos. Allá cada cual…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s