Mañana será otro día

Son puertas de garaje. Me las encontré el otro día dando un paseo por el centro de Madrid y estoy seguro de que hay más porque es una idea estupenda, de hecho ya vi otra más antes de ayer mismo pero no tenía la cámara. Tengo la intención de fotografiar todas las que vea. No sé cuánto tiempo llevará existiendo esta tendencia, pero seguramente sea bastante porque suelo ser de los últimos a la hora de darme cuenta de este tipo de cosas. La creatividad humana no deja de sorprenderme hasta en las cosas más simples como ésta.

Yo siempre quise ser una persona creativa. Curiosamente lo único que impidió que desarrollase una obra singular y extensa fue la falta de técnica, no de creatividad. Hasta que no me puse las pilas y estudié algo de forma seria y dedicada, de principio a fin y haciendo caso a los profesores, no supe canalizar el escaso talento que la naturaleza me regaló. Después de dar mil vueltas por el mundo de la música, del teatro y de la literatura, finalmente fue la fotografía quien me situó en la órbita correcta y me enseñó a trabajar de manera rigurosa y ordenada, con sentido, con fundamento y con bases sólidas. Todo esto sucedió a mis 40 añitos.

Y entonces apareció el cáncer.

Siempre está ahí. Por más que intente hablar de algo completamente diferente, el cáncer ha sido una patada en los huevos de mi mundo, un puñetazo en la puta boca de mi esencia y en el estómago de todos los que me rodean. Imposible desligarse. Imposible mirar para otro lado. Imposible volver a ser yo mismo. Nunca. Todo se fue a la mierda. Ni creatividad, ni talento, ni método, ni bases sólidas, ni la puta madre que los parió a todos. No sirvió de nada. Toda una vida tirada por la borda. Vivida, sí, pero se supone que ahora debía poder volcar todo lo aprendido. Para eso sirve la madurez: ya no puedes hacer locuras, pero puedes contar a los demás lo que aprendiste haciéndolas. A mí me queda muy poco tiempo y en muy malas condiciones para hacerlo.

Joder.

Yo que estaba tan feliz en esta tarde de domingo hablando de creatividad… y en una sola frase me cambia el humor, se trastoca el ánimo, la inspiración se va al carajo y las puertas de garaje pintadas me parecen una soberana estupidez, un talento desperdiciado en algo que durará lo que quiera otro grafitero con un bote de pintura y una brocha.

En fin, mañana será otro día, porque como sea el mismo es que las cosas están aún peor de lo que parecen. Mil perdones a todos por el cambio de humor, pero así es mi vida ahora.

Anuncios

7 thoughts on “Mañana será otro día

  1. Aunque no sea tan creativa, Daniel , siempre quise mi garage-taller con una de tus fotos , agradezco enorme, si , de seguro será otro dia ,luminoso para ti y estas tomas que tu sabes hacer bien , animo y si, será un lindo dia te lo garantizo.Maty

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Quien dijo que no eres creativa? Tengo en mi casa unos cuadros que prueban todo lo contrario. Me encantaría que hubiera una foto mía en tu taller, pero todavía no he hecho ninguna lo suficientemente bella como para eso.
      Mil gracias por tus palabras y por tu apoyo. Eres un sol. Besos, besos, besos….

      Me gusta

  2. Muy chulas las puertas. Yo creo que esto se puso de moda para que las puertas no se llenasen de esas firmas feas que tiene poco de artísticas y hacen que parezcan lugares abandonados y poco cuidados, normalmente los grafiteros se suelen respetar unos a otros y cuando ven estas obras no las mancillan.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s