el punto de partida

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Levantar la cabeza, alzar la mirada, sacar pecho y respirar hondo. Con esos sencillos pasos estamos listos para decir cualquier cosa. Orgullo y dignidad. Sin pasarse, claro, pero sin quedarse corto. Con la verdad por delante no debemos dejar que nadie nos detenga, no debemos caer en estrategias ni manipulaciones. Cualquier ocasión perdida está perdida para siempre. En este asunto de la vida no hay segundas oportunidades aunque a veces lo parezca. En esos casos en que uno dice “uff… qué bien… parece que la vida me da una segunda oportunidad…” es mentira, es una ilusión. Nunca es una segunda oportunidad. Vuelve a ser una primera, no nos confundamos. Siempre es la primera y la última vez que suceden las cosas. Aunque el sol salió ayer y sale hoy y saldrá mañana, cada vez que sale es única por la sencilla razón de que podría ser la última para nosotros.

Intuyo que el ser humano es reacio a verse en una situación que no le gusta. Solemos pensar con frecuencia que “esto no me va a pasar a mí” y jamás nos vemos como víctimas de un robo, un cáncer, un accidente de tráfico o cosas por el estilo. Seguramente por eso creemos que hay segundas oportunidades. Pero no. Las desgracias ocurren así, sin más, a cualquiera en cualquier momento. Por eso hay que saber aprovechar cada amanecer y cada ocaso, cada carcajada y cada brindis, cada caricia y cada mirada.

Yo lo sé ahora. Antes no lo sabía y también pensaba que el cáncer nunca se iba a apoderar de mí. He desperdiciado tantos momentos pensando que se iban a repetir infinitamente…

En todo caso ahora lo sé y un simple paseo por los alrededores del hospital, después de haber recibido otra sesión de quimioterapia, me sirvió para tomar algunas fotos. No son memorables, de acuerdo, pero son los pedacitos del universo que pude extraer después de levantar la cabeza, alzar la mirada, sacar pecho y respirar hondo.

Por lo general todo vuelve al punto de partida.

Anuncios

11 thoughts on “el punto de partida

  1. «Nunca es una segunda oportunidad. Vuelve a ser una primera, no nos confundamos. Siempre es la primera y la última vez que suceden las cosas.» Rescato este pensamiento digno de un marco; para no olvidar. más allá de la desgracia ocurre especialmente con los momentos felices, tan únicos e irrepetibles.
    No dejes de mirar y apropiarte y conquistar el pedacito de universo que te pertenece.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Magníficas imágenes las que nos ofreces con tus palabras, que también son “pedacitos del universo” y de tu experiencia, que nos servirán, sin duda, para “Levantar la cabeza, alzar la mirada, sacar pecho y respirar hondo.” ¡Muchas gracias!
    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s