la sal del sol

Estaba pensando en el carácter simbólico de los puentes. Sirven para comunicar entre sí dos mundos distintos, de ahí que en las guerras su importancia estratégica sea vital, pero también sirven como metáfora sobre la amistad o para resolver conflictos (tender un puente). En cualquier caso, no sé porqué, los puentes suelen ser hermosos.

Este blog actúa como puente entre vosotros y yo, un puente que transito cada día porque me gusta sentir que alguien lee lo que escribo. Y cada día que pasa soy más consciente de lo difícil que es. La falta de ideas en mi cabeza tal vez tenga que ver con la enorme cantidad de morfina que tengo que tomar para el dolor, o quizás es que simplemente me estoy volviendo viejo, no lo se, en cualquier caso aquí sigo, al pie del cañón, cañón que al mismo tiempo sirve para defender el puente.

Todo está unido, nada es casualidad,

la buena y la mala suerte se reparten lo que queda de mí

y lo vuelven a recomponer

en otro “yo” muy parecido al de antes.

La sal del sol,

la vida,

un otoño que se hace pasar por primavera

y tiende su mano al invierno

para que sea el verano quien se desvanezca.

La sal de sol,

la cara y la cruz,

los ideales manchados con tinta invisible

acostumbrada a naufragar

en miles de cuadernos sin nombre

cuyas páginas en blanco nos recuerdan nuestro dolor,

nuestra vanidad,

nuestro fracaso

y nos enseñan a reír.

Anuncios

6 thoughts on “la sal del sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s