soledad

A mí me da la impresión de que la soledad no siempre es buena. Tampoco es siempre mala, claro. Como casi todo, en su justa dosis resulta, en ocasiones, apetecible.

Pero estos días estoy conociendo un tipo de soledad que no sabía que existía. Es una soledad muy sola, que me pellizca y me ahoga, me adormece y me deja sin respuestas, me sacude, me invade y me seca las ganas de vivir.

Y nada ni nadie puede paliar esta soledad.

Por mucho que a veces logremos tejer un sutil manto de optimismo y vitalidad, hay un punto en el que tengo frente a mí a todos los fantasmas juntos.

Los mismos fantasmas que dan sentido a la soledad más solitaria.

Anuncios

3 thoughts on “soledad

  1. Lo intento Lurda, pero no lo consigo, la verdad. Es una soledad muy muy profunda y muy difícil de explicar. Tiene que ver con que en el fondo hay un tipo de dolor (tanto físico como del alma) que no puedo compartir con nadie, que queda para mí solo aunque no lo quiera. Es parte de la mierda que me ha tocado padecer. Lo bueno es que lo sé y lo asumo, así que lo sufro algo menos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s